Santiago Herrero

Compartir

A lomos de la revolucionaria y sorprendente OSSA monocasco monocilíndrica 250, Santiago Herrero nos hizo soñar con ver por fin a un piloto español coronarse campeón del mundo de motociclismo. Fue en 1969, y a Herrero se le escapó la corona en la última carrera, cuando ya la rozaba con la punta de los dedos. En 1970 lo volvió a intentar y lideraba el Mundial de 250 cuando sufrió una fatídica caída en el Tourist Trophy que le costó la vida.

Leer anterior

Eli Tomac vuelve a competir

Leer siguiente

EL CHANO EN EL PARIS DAKAR